Blog

Pacientes y familiares Mind académico Investigación
¿Cómo calmar la ansiedad?

¿Cómo calmar la ansiedad?

La ansiedad es inherente al ser humano, en el sentido en que este está programado para reaccionar de manera alerta ante una situación que le genere estrés o preocupación. Ante un peligro inminente o una circunstancia riesgosa.

Pero estaríamos hablando de una ansiedad en niveles normales, naturales.
Cuando se sale de proporción se convierte en un trastorno.
Esta definición pueden encontrarla ampliada en el artículo que escribimos aquí ¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Aquí les recordamos cuales son los síntomas más comunes de la ansiedad:

1. Tensión muscular
2. Sudoración excesiva
3. Cambios en la frecuencia cardíaca
4. Dolores de cabeza o migrañas fuertes
5. Resequedad en la boca
6. Dificultad para respirar
7. Temblores incontrolables
8. Descompostura de estómago
9. Náuseas
10. Exaltación nerviosa ante cualquier estímulo

Estaríamos enfrentados entonces a una persona que sufre tanto física como psicológicamente y es entonces cuando hay que buscar soluciones para que la situación no escale a escenarios alarmantes como lo puede ser un atentado contra la propia vida del paciente o una autolesión.

Por ejemplo, La tensión muscular, cuando permanece durante un período prolongado, puede generar dolor crónico, en estos casos no solo la mente sufre sino también todo el cuerpo.

Un dato importante compartido antes en el artículo mencionado, indica que la ansiedad es considerada uno de los trastornos más comunes dentro de las patologías psicológicas.
Un gran porcentaje de la población lo sufre en algún momento de su vida.

Algunos nunca buscan ayuda de un especialista porque suponen que es natural tener una personalidad ansiosa o nerviosa, pueden llegar incluso a adjudicar la patología a una herencia genética.
Estudios arrojan resultados sobre el uso de drogas y como estas desencadenan en situaciones de ansiedad. Incluso, algunas personas son más sensibles a sustancias como la cafeína y la teína.

Algunos tipos de ansiedad:

1. Trastorno de ansiedad generalizada
2. Trastorno de pánico o ataque de ansiedad
3. Trastorno por estrés post-traumático

Sabemos que las personas reaccionan de diferentes maneras ante las situaciones que detonan la ansiedad o los ataques de pánico.
Existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad y según cada uno de ellos se puede pensar en un tratamiento en el que lo más importante indiscutidamente es la guía que pueda ofrecer el terapeuta y el compromiso que tenga el paciente para responder a su recuperación.

Además de las terapias recomendadas y la posibilidad de tomar medicamentos que ayuden a controlar la sensación para aminorar las consecuencias físicas y psicológicas de la ansiedad, existen alternativas para manejar un ataque o un episodio complejo.

TIPS PARA CALMAR LA ANSIEDAD:

1. Respira profundo: la respiración regula el ritmo cardíaco, permite oxigenar para que las funciones del cuerpo fluyan de manera correcta.
Puede parecer sencillo pero es importante concentrarse y enfocarse en la respiración para que sea de manera consciente.

2. Evita el café, alimentos con altos contenidos de azúcar, estimulantes: todo lo que genere más energía en el cuerpo que sea necesario quemar con una actividad que estimule el cerebro. En estos casos lo que buscamos es tranquilizar la mente.

3. Pensar en algo que ya tengas identificado como relajante: un lugar, un recuerdo.

4. Escuchar música relajante, inclusive meditar: Esta es una actividad cada vez más realizada en todo el mundo. Se ha descubierto en la meditación una herramienta maravillosa para apaciguar la mente y proyectar pensamientos positivos.

5. Para algunas personas, el ejercicio suele ser una buena respuesta a momentos de ansiedad. Esto funciona cuando no se trata de un trastorno. Puede resultar como solución siempre que sea de manera preventiva y no en medio de un ataque de ansiedad o pánico.

6. Buscar el acompañamiento de personas que te generen confianza y tranquilidad. Es importante que no pidas ayuda a alguien que tiende a exaltarse o ponerse nervioso sin saber manejar la situación. De la misma manera busca refugio en espacios que te den paz.

7. Sin caer en la negación, una alternativa es buscar desviar la atención de lo que está causando el ataque de ansiedad. Distraerse, buscar una actividad que exija pensar en otra cosa más positiva.

En caso de que nada de lo anterior tenga resultado, es necesario acudir a un especialista para que tome las medidas apropiadas.

Finalmente recuerda, los ataques de ansiedad son más comunes de lo que pensamos, puede pasarle a cualquier persona que sea vulnerable a esto. No se trata de generar juicios de valor sino de comprender la situación, buscar resolverla y estar dispuesto a hacer los cambios que sean necesarios para una recuperación.

 

Por Juan Pablo Salazar Arias, MD 

Contáctenos ahora mismo

    WhatsApp chat