Blog

Pacientes y familiares Mind académico Investigación
mindfunises 1

Mindfulness: ¿Qué tanto sirve en salud mental?

Es frecuente encontrar en los medios de comunicación y en redes sociales el término Mindfulness o su traducción al español “conciencia plena” o “mente plena”. Incluso en los buscadores especializados cada vez más hay información sobre su posible utilidad y las forma de aplicarlo en la práctica médica y psicológica. 

La práctica de mindfulness es traída del concepto oriental y específicamente del budismo, y se ha empezado a estudiar en la psicología occidental en los últimas tres décadas sacando su contenido espiritual y buscando su efecto a nivel cerebral y psicológico. 

Cuando una persona realiza mindfulness focaliza su atención en un objeto (ya sea real o inanimado); como por ejemplo en la respiración, en los olores, en el sabor, en los momentos del cuerpo, en las emociones o en una llama de fuego. El objetivo de la práctica es que cada que vez que la mente pierda su foco de atención, la persona pueda redireccionarla “sin juicio de valor” y de forma “amable”. La práctica de mindfulness puede ser “formal”, la cual exige una posición y un tiempo determinado, o puede ser “de la vida cotidiana”, como por ejemplo mientras alguien come su almuerzo, toma una ducha o camina. 

Es importante aclarar que mindfulness no es una técnica de relajación ni tampoco es psicoterapia. Mindfulness no busca un estado de tranquilidad o de emociones positivas, solo busca que el sujeto se relacione diferente con todas las experiencias internas (pensamientos, emociones, impulsos, sensaciones y recuerdos) y con las experiencias externas (sonidos, personas, percepciones, entre otras). 

Muchas personas funcionan en modo “automático” la mayor parte del tiempo, y cuando sienten una emoción responden inmediatamente o reaccionan de forma impulsiva. El objetivo de la práctica de mindfulness de forma regular es que el sujeto pueda desarrollar una capacidad de observador y de autocontrol, que le permita decidir por convicción y no por automatismo. 

Existen muchas psicoterapias que han incluido la práctica de mindfulness dentro de su plan terapéutico, algunas de ellas son la terapia de aceptación y compromiso (ACT), la terapia dialéctica comportamental (DBT), la terapia de reducción del estrés basada en mindfulness (MBSR) y la terapia cognitiva basada en mindfulness (MBCT)Todas ellas tienen focos terapéuticos y fases diferentes. 

Si bien estas terapias, que también son llamadas terapias de tercera generación pudieran ser promisorias en muchos pacientes, incluso en el incremento del bienestar psicológico, su recomendación siempre debe estar acorde con las guías de la tratamiento y con la evidencia, y no podemos caer en el error de recomendarlas deliberadamente para todos los síntomas o trastornos, ya que aún su evidencia está en construcción. Los próximos años nos arrojarán muchos datos sobre su utilidad y sus efectos a largo plazo. 

Todas las personas pueden empezar a hacer mindfulness en su vida cotidiana para perseguir una vida con “sentido” y poderla disfrutar a conciencia plena. 

Referencia: Full Catastrophe Living. Revised edition: How to cope with stress, pain and illness using mindfulness meditation. Jon Kabat-Zinn. 2013.

Te invitamos a la conferencia

Meditación y técnicas de relajación

Contáctenos ahora mismo

    WhatsApp chat