Blog

Pacientes y familiares Mind académico Investigación
Problemas de pareja 1

¿Qué hacer si tienes síntomas depresivos por problemas de pareja? Mind te lo cuenta

Cuando entablamos relaciones interpersonales con amigos, compañeros de estudio o de trabajo e incluso con una pareja ponemos en esos vínculos ciertas expectativas y deseos que pueden determinar nuestra situación emocional en caso de que los resultados sean los esperados o no. Por eso es que los problemas de pareja pueden desestabilizar la salud mental de una persona al punto de generar situaciones de ansiedad, tristeza y hasta depresión. En este sentido es importante tener a la mano información que nos permita entender los casos en los que se presente depresión con nuestra pareja o en nosotros mismos a causa de problemas sentimentales.

Como todo proceso emocional que sufre cambios de estado recurrentes, en los problemas de pareja es recomendable contar con la ayuda terapéutica individual de un psicólogo que nos ayude a comprender y gestionar los vínculos sentimentales que enlazamos con ciertas personas, que en algunos casos pueden influir en una depresión. Contar con este acompañamiento puede ser vital para entender posibles comportamientos erróneos de nuestra parte que a veces no entendemos o situaciones de maltrato de las que podamos ser víctimas, todo con el fin de intentar corregir esos desaciertos, ya que hay que partir del hecho de que las relaciones de pareja están en continua construcción y es sano compartir con el otro tanto lo que nos incomoda, como lo que nos hace sentir bien.

Realmente un problema de pareja puede llevar a generar síntomas depresivos, y eso se llama un trastorno adaptativo o trastorno de ajuste con síntomas depresivos. Se puede parecer mucho a una depresión mayor, pero en este caso no se puede decir que lo es porque hay una causa clara. En la medida que se solucione la causa, los síntomas depresivos deberán mejorar.

Si no tienes un proceso de acompañamiento terapéutico, pero sientes que las cosas con tu pareja no van bien es muy recomendado que empieces a exteriorizar con un profesional de la sicología esas inconformidades que pueden conllevar a caer en un estado de depresión, en caso de que no se tramiten a tiempo y de manera sana los problemas de pareja. Hay que mencionar que el hecho de contar con el acompañamiento psicológico no solucionará inmediatamente las situaciones que estén mal en la relación, pero es un primer paso vital para cambiar los hábitos insanos o por lo menos ser conscientes de ellos y empezar a realizar acciones de cambio.

En el caso de las personas que sufren de depresión a causa de la acumulación de diversos problemas de pareja, pueden intentar iniciar un proceso de reconocimiento propio en el que entiendan que un vínculo en específico no determina el resto de la vida de una persona, del mismo modo que las relaciones, de pareja o de cualquier tipo, deben manejarse bajo unos límites consensuados en los que cada persona encuentre en el otro una compañía sincera y voluntaria, más que una sensación de vigilancia o miedo ante cualquier palabra, gesto o sentimiento que se tenga.

Las acciones particulares son determinantes en ese proceso de autoreconocimiento, el ir al cine, disfrutar de un viaje o salir a montar en bicicleta sin la compañía de otra persona, en especial la pareja, es fundamental para entender que los planes sólo dependen de nosotros mismos. Si a alguien con depresión le es difícil el hecho de ir solo a diferentes lugares puede buscar compañía en familiares o amigos cercanos con los que se puedan realizar ciertas actividades que ayuden a despejar un poco la mente, como es el caso de iniciar clases de idiomas o ir al gimnasio.

Otra alternativa que puede ser muy útil en el caso de alguien con depresión a raíz de los problemas de pareja es que ambos intenten acudir a terapia juntos con el fin de encontrar soluciones en conjunto, poner sobre la mesa inconformidades y reconocer delante del otro los errores que se hayan cometido. Para este objetivo se hace indispensable que ambos estén de acuerdo en acudir a las sesiones, pues así compartirán su sentir de manera genuina y sin presiones. Si hay una negativa por parte de la pareja para ir a la terapia en conjunto, es mejor realizar el proceso de manera individual y gestionar la depresión de manera particular.

Asimismo, existen sesiones especializadas en trabajar con parejas que tengan hijos, ya que en muchos casos los menores también pueden sufrir traumas al ser testigos de que los padres tienen discusiones, así que incluir su voz y su sentir en el proceso dará luces para intentar arreglar los malos entendidos o aprender a gestionar los problemas sin afectar en gran medida a los hijos menores que no tienen aún la consciencia para entender que los padres tienen problemas de pareja o que sufren de depresión.

Quizás la reflexión más importante en este sentido es que por más difíciles que sean los vínculos, el acudir al acompañamiento psicológico puede ser un factor determinante para entender la depresión y gestionarla en beneficio de nuestra salud mental. Si deseas conocer una amplia cantidad de soluciones psicológicas te invitamos a explorar el sitio de Mind.

Contáctenos ahora mismo

    WhatsApp chat