Blog

Pacientes y familiares Mind académico Investigación
¿Sabes cómo está definida la Esquizofrenia?

¿Sabes cómo está definida la Esquizofrenia?

Para empezar, es importante saber que la Esquizofrenia es una condición mental patológica que afecta directamente algunas funciones que realiza el cerebro de manera natural.
Algunas de esas funciones, son precisamente las que nos permiten llevar una vida sana en sociedad manteniendo las dinámicas humanas en equilibrio.

¿Cuáles?
Los pensamientos: Estos en realidad tienen diferentes facetas. Muchos de nuestros pensamientos vienen de manera inconsciente, con lo cual, no los controlamos en el momento inmediato en que llegan a nuestra mente o son generados por el cerebro.
Hay pensamientos que se van elaborando según sea la circunstancia en la que nos encontramos.

La percepción: Es la forma en que moldeamos nuestra opinión o criterio sobre algo. Es “cómo lo vemos” y “cómo lo interpretamos”. Si bien las percepciones son subjetivas, existe un común para cosas rutinarias de la vida y ahí es donde podemos definir si esa percepción es sana o está afectada por el trastorno del cual estamos hablando en nuestro artículo.

Las emociones: Estas están ligadas a el estado de ánimo de un individuo, en consecuencia, cuando alguien está sufriendo un cuadro en el que pierde el control sobre las mismas, estas emociones pueden ser sobredimensionadas y su repercusión se manifestará en el comportamiento, que es además otra función que controla nuestro cerebro.

Origen de la esquizofrenia
Ahora bien, no hay una respuesta exacta de la causa puntual de la esquizofrenia, sin embargo se puede determinar una combinación de factores genéticos y del entorno sumado a un mal funcionamiento de sustancias químicas que están encargadas de regular la actividad cerebral de manera correcta.

Estos químicos o neurotransmisores son la dopamina y el glutamato, que en estado normal, permiten que una persona sienta tranquilidad, paz, balance, y en consecuencia, una persona con esquizofrenia tiene tendencia a descontrolarse muchísimo más fácil que una persona con estos niveles en estado normal.

En un caso de estos, es importante saber manejar la situación, identificar el comportamiento como patológico y actuar de manera adecuada para tener más control sobre la posible reacción violenta de la persona que lo padece.

Aquí te listamos algunas:

  • No grites ni levantes la voz.
  • En lo posible, mantener una distancia segura, evitando el contacto físico.
  • Evitar corregir, juzgar, cuestionar.
  • Ser claro y preciso en la comunicación
  • Comunica con anticipación tus movimientos o gestos, siempre que sea posible.
  • No manifiestes una posición de confrontación o enfrentamiento físico.
  • Mientras sea posible y sensato, seguir sus instrucciones si está pidiéndote algo.

Una persona que padece esta enfermedad puede incluso sufrir de alucinaciones, presentando una actitud desordenada debido a que no puede controlar una secuencia natural en su conducta.

Es por esto que resulta importante saber, que una persona con esquizofrenia, carece de control en su comportamiento y acciones. Esto permite procesar de alguna manera sus reacciones sin entrar en juicios de valor.

¿Quienes pueden llegar a padecer esta enfermedad?

Se sabe que puede aparecer tanto en hombres como en mujeres.
Por lo general, empieza a percibirse desde la adolescencia pero puede manifestarse incluso en los primeros años de la adultez.
En las mujeres, puede llegar a notarse más tarde y ser un poco más leve.

Las estadísticas muestran que personas con esquizofrenia pueden llegar a sufrir una disminución de entre 10 y 20 años en longevidad comparado con la población en general.
Esto, dependiendo fundamentalmente de la evolución del trastorno , es por esto que un diagnóstico certero a tiempo es parte esencial del futuro de un paciente.

Con esto, nos preguntamos: ¿Tiene cura la esquizofrenia?
Hasta ahora se ha establecido que no hay cura para esta enfermedad, sin embargo, sí existen tratamientos, terapias y acompañamientos que buscan trabajar por el bienestar y la calidad de vida de un paciente que la padece.

Tipos de esquizofrenia:
Profesionales en el área de la salud mental han trabajado para determinar una clasificación que arroja 5 tipos de esquizofrenia.

Estos son:
Paranoide, desorganizada, catatónica, indiferenciada y residual.

En general, los 5 tipos de esquizofrenia están categorizados dentro de los trastornos psiquiátricos como trastornos del tipo psicótico. Donde las características permanecen activas y evidentes por un tiempo prolongado o permanente en un paciente.

La esquizofrenia PARANOIDE se caracteriza una preocupación sobredimensionada con respecto a los procesos rutinarios de una persona, acompañado por ideas delirantes de diversa índole e incluso alucinaciones auditivas frecuentes.

La esquizofrenia DESORGANIZADA presenta manifestaciones de incoherencia en las secuencias naturales, tanto de lenguaje como de comportamiento.

La esquizofrenia CATATÓNICA puede evidenciarse por una nulidad en los movimientos o lo opuesto a esto: una excesiva actividad motora. Pueden llegar a gesticular de manera extraña al hablar.

La esquizofrenia INDIFERENCIADA es cuando puede haber manifestaciones de las otras esquizofrenias, con comportamientos que varían entre una y otra.

Y finalmente, la esquizofrenia RESIDUAL que se identifica porque no tiene los sintomas tan agudizados como las otras, pero aún así, el paciente presenta ideas ilógicas y creencias que no son comunes o normales.

En conclusión:

Saber identificar este comportamiento es fundamental tanto para el paciente como para quienes hacen parte de su entorno.
El acompañamiento, tratamiento y control de esta enfermedad, es posible y aunque no tiene cura, puede estar contenida bajo parámetros médicos profesionales que definan objetivos hacia una mejor calidad de vida.

Contáctenos ahora mismo

    WhatsApp chat